13 Julio 2006… 2006…

Doce tonos, todos del mismo azul claro. Todos entran y salen. Acá yo me desvanezco cuando me miro en el reflejo de tus ojos. Como si dejara de existir levemente. Como si fuera transparente.
Reconozco aquella mirada. Ese dulce ruego de existencia que se niega a dejar de ser. Ya no soy de verdad. Me fui desde que llegué a este estado de convalecencia.
Mi. Mi ya no suena. Mi dejó de sonar desde que el atardecer se deshizo entre tus manos cuando pintabas esas sagradas acuarelas que me prometiste que me regalarías.
Favores. Todas tus miradas eran favores que creíste hacerme. Pero nunca te las pedí. Entonces no sé si son favores o no. Pero sigo sin entender por qué me miraste en un principio.
Solo caminas de un lado de mi habitación. Al igual que sólo me amaste con una mesa de por medio. Me amaste… sí, cómo no. No lo harías si te lo pidiera. Y no te lo pediré nunca. Nunca más. Las tardes se escondieron. Te fuiste como cualquiera de ellas. No, no te fuiste, huiste. Pero ya no. Ya no huirás de mí. No te dejaré huir porque huiré yo de tí y tus tristes canciones en fa bemol menor.
, no te dejaré dejarme. Las tardes se hacen tristes y frías, tal como lo predijiste. ¿O fui yo la quien lo dijo? Ya no lo sé. Lo que pasa es que tengo frío y los atardeceres ya no son los de antes.

Soundtrack: No tiene.

Soundtrack de la transcripción: Head over feet, Mary Jane, Ironic (Alanis Morrisette).

Es raro encontrarme ese pedacito de hoja de cuaderno que escribí hace un año, bueno, casi un año. Lo más raro es que tenga fecha. Ahora muy pocas veces le pongo fecha a lo que escribo, mucho menos hace un año.
A veces pienso, que pasaría si perdiera la memoria. Creo que muy pocas veces he, en cierta manera, documentado mi vida. He pasado por cosas que, aunque no sean terribles, nunca he querido ponerlas en papel por miedo a que alguien las encuentre. Y curiosamente muchas de esas cosas quisiera olvidar. Pero si las olvidara no podría de ninguna manera ser lo que soy. Este párrafo es un ejemplo claro de lo que es un despropósito. Pero sigo teniendo frío.

Eso por un lado.

Por el otro, me voy a tierras melgareñas por una semana. Bueno, no precisamente a Melgar, pero por esos lares. Melgar me llama a vacacionar. Así me insolaré y me bañaré muy poco esta última semana que me queda de libertad. Ya casi debo empezar a hacer mi vida. Odio tener que madurar.

Soundtrack: Not the Doctor, Wake up (Alanis Morrisette).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s