Warm my bones beside the fire

Bueno, he vuelto de tierras tolimensas, bronceada, piscineada y etc.
No me quemé, poco me picaron los zancudos y nadé bastante. De igualmanera comí como si no hubiera mañana.

Y sí, ya sé que el día en que me muera si quiero que algo haga de epitafio sobre mi vida, que sea: “Aquella que dijo: esta cerveza está más tibia que cualquier melgareña que viene a Bogotá“.

Melgar es un moridero. Y aparentemente lleva siéndolo los últimos 40 años.
Viajar en flota me agrada bastante.
Nunca había ido al terminal y cual fue mi grata sorpresa al ver un local llamado “Neiva York”.
Me enteré el viernes que López murió el martes.
Estrenaron Harry Potter y la Orden del Fénix , no fui y me sentí un poquito triste. No me dejan cumplir un simple tradición.
Carmen de Apicalá es un moridero peor que Melgar.
Fuimos a una piscina con casa y no a una casa con piscina.
Me tocó instalar de nuevo el Last.fm, demonios.
Entre más viajo, más amo esta cuidad. Es perfecta.
No vuelvo a comer helado de queso EN MI VIDA.
Pero margot, comí helado de queso, rompí paradigmas.

Entro a la universidad el lunes, Santo Cristo del Perpetuo Socorro, ya me tocó madurar.

Soundtrack: De mí, Filosofía barata y zapatos de goma, Gato de metal (Charly García), Get me away from here, I’m dying (Belle & Sebastian), Rose of the Devil’s garden (Tiger Army), Telescope Eyes (Eisley).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s