Your spellbinding grace

Bien, pues he acabado este semestre. Miento, no he acabado, me quedan 2 parciales, pero prácticamente acabo. No sé si he crecido un poco, pues me siento más vieja y cansada, sin embargo, no he cambiado del todo. De las cosas que más he aprendido a apreciar este semestre ha sido mi cuaderno negro. Sí, es un poco boletoso ya que dice “Javeriano, las cafeterías te saludan”, no obstante tan el exterior no importa. Me importa su contenido. Son muchas hojas blancas, que ya están incompletas de tanto regalarlas, no obstante hay muchas hojas llenas de garabatos y escritos. Hay muchos comentarios, palabras, manchas. Siento haber encontrado el refugio que necesitaba en esas hojas blancas. Anotaciones, referencias de libros de la biblioteca, números telefónicos, fechas de cumpleaños, nombres, e-mails, caracteres, escritos sobre ópera china, traducciones, direcciones de internet, chistes, dedicaciones. Todo lo que fue de mi semestre. Escribí en el diariamente… bueno no diariamente, pero sí entre semana. Algo que se repite es la frase “Forgive me-ology”. ¿Será cierto?

Mesmerizing
Remarkable
Prickly
Breathtaking
Overwhelming
Hapless
Outrageous
Spellbinding (What kills me is your spellbinding grace)

Proxémico
Disquisición
Inadvertido
Ambiguo
Vituperio
Sacrificio
Consiguiente
Flagelación
Chimenea
Etrusco
Cuneiforme

“La tercera es la vencida” // “Nope, es la vencedora”.

“Watch how the city consumes us”. The price I’m happy to pay.

Estúpida Ley 100 (en clase de constitución política, claramente)

El zar y un puñado de aristócratas huyen de la revolución bolchevique en un precario trineo desafiando la nieve, el viento y el acecho de los lobos.
El comunismo me aburre. Estúpidos burgueses, estúpida clase obrera.
Tengo frío.

Elmero Figueroa = Chayanne (¡!)

Tal vez esté sólo soñando, pero la mutación de tu rostro cuando se mezclaba en mis ojos y te veía en tu propio reflejo que se asentaba en mi cara, hacía que las dulces gotas moradas que lloraba, cayeran hacia arriba y se estrellaran en el infinito. Cuando caían se volvía de noche. Se esparcieron y oscurecieron el cielo que me dejó verte debajo de los árboles. Ya no me siento mía. Tampoco soy tuya. Soy de esas gotas y de las noches que éstas traen. Nunca fui del cielo azul, cosa que creí en algun momento, sin embargo he sido siempre de las noches, tranquilas o tempestuosas que se producían cuando veía ese reflejo. Puede que sea en parte de las gotas, las pequeñas gotas que caen. Ellas siempre saben y caen hacia el otro lado. Huyen del centro de la tierra. Salen del planeta y oscurecen el infinito. Mi infinito.

Soundtrack: A complete semester.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s