We on the sky

Bien, creo que ya que twitter dejó de ser algo viable para mi estado de ánimo, me devuelvo a donde empecé: Blogger. No sólo creo que ahora lo considero una opción más viable y segura para no alimentar mis impulsos masoquistas, me parece que ya era hora de volver a escribir como es debido. Osease, no en 140 caracteres.

Si bien las razones para mi partida de twitter no quiero mencionarlas acá, puedo decir que mi tiempo lo he empezado a repartir mejor y mi voluntad ha hecho de las suyas para responder negativamente a la tan mentada (y adorada) procrastinación. Eso me ha ayudado a sentirme mejor las últimas semanas, teniendo en cuenta que ya ando ocupada para no pensar de más en asuntos que a fin de cuentas me terminan confundiendo y embruteciendo.

No sólo el dejar twitter ha ayudado a despejarme de mis asuntos personales, sino que, además, el volver a la universidad ha tenido mucho que ver con ello. Aunque no me termina de convencer mi horario, ni las clases que veo, ni que me hayan cerrado mi curso de alemán, ni que tenga que madrugar todos los días, ni que la gente cada vez es más insoportable, ni que aparentemente los profesores con los que me tocó no son los mejores del departamento, ni que tenga que leer una cantidad inmoral de cosas de lignüística que al final dicen lo mismo, pero con otras palabras, ni que en todas las clases de lingüística estoy viendo exactamente lo mismo; me contento con pensar en miles de cosas y no concentrarme con tanta inutilidad que suele pasarse por mi cabeza.

En adición, mi estilo de vida ha estado cambiando considerablemente. Tan sólo el hecho que estoy desayunando fruta, tomando grandes cantidades de agua, en vez de Coca-Cola y que, contra TODO pronóstico me inscribí al gimnasio de la universidad; me lleva a pensar que estoy evolucionando. Aunque tanto cambio estético y saudable sólo me deja pensando que ya no sé quién soy. Sin embargo, tengo toda mi vida para averiguarlo. Pero fracasaré, espero.

Aunque, los viejos hábitos son difíciles de acabar. Fumar sigue siendo una parte de mi estilo de vida y no he querido dejarlo, todavía. Estoy pensando que tal vez el ejercicio acabe por matar el único vicio que nada más ha logrado matar. La verdad sea dicha, fumo por mera y simple ansiedad. Si mal no recuerdo el semestre pasado en épocas de finales, acabé con mi garganta con la cantidad de cigarrillos que fumé. En cambio, en vacaciones, logré reducir mi consumo una enorme cantidad y mi voz volvió a tener un poco de fuerza. Teniendo esto en cuenta, puede ser que cambie un vicio por otro y que el ejercicio me ayude a vivir un poco más. O por lo menos a vivir saludablemente(ish). Y bueno, una verdad más sea dicha, el verme mejor y tal vez crecer medio centímetro más, es un aliciente para todo esto del ejercicio.

Ahora, lo que me temo es que me aburriré lo suficientemente pronto para que nada de lo que dije arriba cambie. No obstante, estoy apelando a una nueva Michelle para que saque fuerza de voluntad de donde aparentemente no hay, que encuentre determinación, para por lo menos, lograr cambiar aunque sea por un semestre. Lo veremos.

Lo veremos, ya que en medio de toda esta cantidad de decisiones y de cambios, he decidido hacer un update semanal de los cambios y demás. Sí, aburrido, pero bueno, por lo menos el blog vivirá y ejercitaré mi escritura y mi memoria. En especial la segunda, que siempre ha sido considerablemente defectuosa para eventos cotidianos. Puedo decirle a mi hermana en qué año nació quién y en cual película actuó con este otro y sorprendentemente no logro recordar dónde carajos dejé las fotocopias de Descartes que acabé de leer hace 15 minutos. El despiste espero que mejore.

Tantas expectativas, tantos planes a futuro, tanta tela que cortar. Adiós vida social, tengo cosas más importantes para hacer. Bueno, esto tampoco es del todo cierto, uno que otro concierto de Vietato se cruzará por el camino, además de uno que otro de ego; o de Síndrome. O cualquier otra cosa. Yo sólo espero que todo esto funcione.

Soundtrack: We own the sky, Highway of endless dreams, Too Late, Dark Moves of love, Midnight souls still remain (M83).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s