Evolution, baby

Is there anything quite as masturbatory as writing a personal blog, really?

Let’s polish our mental pearls for the night.

They time must pass and shit must happen. Well they don’t really say that, but they should. So, 3 years and roughly 11 months passed between this post and the last. And shit happened in those 3 years, 10 months, and 27 days.

Like, within that first year, someone could have finally graduated, gotten a job as a teacher and watched all of the new Doctor Who seasons and fell in love with the show, because those things happen.

In 3 years, 10 months and 27 days people could have broken up the long-distance relationship with their boyfriend who lived in Mexico, who they were briefly “engaged” with. Though he never really put a ring on it, which Beyoncé would claim it doesn’t really count. Well, they broke up before the post, but for effects of writing, let’s say it was around the same time. They could have ended up living 6 hours away from each other (377 miles, to be exact), years after breaking up *because* they lived too far away. It is possible they still talk, but the truth is they don’t, because now the metaphorical distance is even greater than the 3,367 miles between Tijuana and Bogotá.

In that following year, as any person would, things moved on and any normal human would have done the sane thing and fall in love with a man with a beautiful name, an amazing smile and a crooked tooth. Their names would sound great together and they would love each other greatly, but life’s a bitch, and then you get your green-card and end up moving to the United States of America, of all places.

So, about a year and 6 months after that post, any number of people could have moved the the States, away from all their families and friends.

Because can take many strange and sadistic turns, two years after that last blog post, any person could have ended up living in Missoula, Montana, one of the randomest places in the world to end up living in. They could have fallen in love with snow, but they really didn’t. As a matter of fact, they fucking ended up hating show. Ugh, snow. The only snow they like is the one that goes by the first name of Jon.During that time, they could have declared Down Under by Men at Work as their favorite song in the world. Not ironically, honestly that could become someone’s favorite song. Because it’s the best song ever.

About two and a half years later, some people also could have ended up moving to Texas, which is also kind of random, but at least it’s snow-less. Fortunately enough, they ended up in Austin and they live with their moms. Their moms are awesome. Like, seriously.

They might be lonely and that’s why they ended up writing a post in their old blog. Which is kind of nice, if you think about it. Sad, but nice.

Additionally, any person could have finally let their hair grow and begin looking like a fucking decent human being for once, even though their fashion sense is still a bit off, which they could blame on all those teenage years of dressing in black to “look interesting”.

They would have quit smoking, but started again, because god hates quitters.

All in all, no one could complain about how things have turned out, and no one is, but strange things happen to people when they remember that it’s two of their ex’s birthdays and everyone seems to be settling down. Getting married. Having kids. Dying.

It is possible also, that even though 3 years, 10 months and 27 days have passed, any number of people can still feel totally lost and still drift. Although, drifting doesn’t seem that scary.

Not anymore.

 

Advertisements

Girl meets world

I tend to forget this place actually exists. I remember when blogs where the coolest thing in town. When you couldn’t wait for someone to comment or to update their blog. I remember it well, but it seems incredible now, you know. I’ve had this blog for about 8 years and for most of the posts, I can’t link a memory to it. I thought (when I started writing) that this would be a way to keep some memories intact, but it wasn’t. I don’t know what I was thinking or doing or who I was with when I wrote most of these. It just goes to show how much can be lost without any particular reason but time. And time, my dears, is of the essence.

I’m 21 and about to graduate college. For the first time in my life I have absolutely no idea of what comes next. I’ve been postponing the corrections of my thesis because I know it’ll just get me closer to whatever it is that comes after college. And I know, I have to get a job and save money and travel and live, but the first step is so goddamn hard. I know I’ve been prepared enough, I know I have what it takes to face the world, but I can’t help thinking ‘what if I don’t like it?’, ‘what if it’s not what I planned?’ or worse, what if it is what I wanted, but all I ever wanted was wrong and I’ve been wanting the wrong things for the past few years.

I’m 21 and I know nothing about the world. I don’t know about philosophy, I don’t know about art and I care squat about politics. And I’ve always thought of myself as someone who could, you know, be someone different, think different and not succumb to this ‘average’ lifestyle.

I’m 21 and I was homeschooled. I was raised to be different and to think different. But know I’m not so sure that happened at all. I was raised to think I’m unique, but now I don’t know what is it that makes me stand out from the rest. I don’t know what I’ve got that makes me… well, me.

I’m 21 and I’ve had a great life. Great family, great friend and great moments, I’m not complaining at all. I’ve lived a happy life and I can’t be more grateful, but my great life and my great family and my great friends can’t stop this feeling of being lost most of the time. I’m a drifter, I’ve always been. I can’t seem to find an anchor anywhere and that’s good, I suppose. I can’t be tied down and that means I’m free and I can wander through life, but being a wanderer can also mean that I’m just lost. And that’s what I feel. Lost.

I’m 21 and I keep daydreaming for things that I know will never, ever happen, but it’s because reality is so boring and scary that… well, dreaming about a great life with someone who I think would be great for me just seems easier, lighter. It gives me a sense of direction, a sense of purpose. And that’s what I need.

I’m 21 and I haven’t found the purpose in my life. But, I’m 21 and I still have miles and miles to go and a gas full of tank. Or something like that.

I’m 21 and I know I can’t control most of the things that surround me. But I can make New Years Resolutions that I know I can control. And, I guess step by step I will find some purpose. It’ll hit me at some point.

Get a laureate thesis. Graduate. Get a job. Save money. Apply for scholarships (learn HOW TO WRITE scholarships) in Europe. Lose weight (15 pounds, minimum). Read 3 books in french. Go back to the Tayrona. Write at least one song. Make more dresses. Paint. Learn to use watercolors. Create something beautiful and be able to destroy it. Yoga. Learn how to drive and go roadtripping. Get drunk more often. Get out more often. Go to Mexico. Especially go to Mexico.

… I know I can. I know it.

Soundtrack: Meh, nowadays I can’t listen to music while I write.

What would a stranger say?

Hace una hora llegué a una conclusión. Nada del otro mundo, pero que dentro de mí muestra una ruptura con algo que creía que tenía sentido decir sobre mi carácter y mi personalidad. Hoy quise echar todo para atrás y jamás dejarme catalogar de bipolar, así fuese en chiste.

Porque seguramente pensé qué más divertido que se catalogado como tal, como una enfermedad que lleva a inestabilidad emocional y de la imagen propia y que está caracterizada por períodos de depresión y… momento.

No sé en qué momento decidí pensarme así, en qué momento cometí el craso error de excusarme en una supuesta enfermedad mental para explicar mis súbitos bajones de ánimo. No se trataba de ser bipolar, se trataba de no saber ni entender cómo enfrentar mis miedos, tristezas y soledades.

Sí, decidí creer que era cierto y decidí dejar que el resto me conociera así, porque en medio de todo me dejaba(n) en paz. Ya luego cuando todos creían que era cuestión de decir “ah, eres una bipolar, mejor no te tomo en serio” y “bueno, llámame cuando te decidas por qué lado de tu bipolaridad irte”. No, no es un chiste, no, tampoco quiero ofender a quién pueda sufrir de esta enfermedad y es así como me disculpo y entiendo cuán inmadura y poco seria fui al creer que un auto-diagnóstico podía ser una parte definitiva de mi personalidad.

La verdad es que buscaba una excusa para no tener que decir que sencillamente me daba pena, física y real vergüenza, estar triste porque siempre me enseñaron a no “darle importancia”, cuando en realidad todo, así sea mínimo, tiene importancia. Se atravesó mi miedo a estar triste porque estarlo sería una pérdida de tiempo, un desperdicio de lágrimas, y god forbid I would shed a tear for my meaningless problems. Porque así no fuimos nosotros, así no podíamos serlo porque en la vida siempre hay algo más grave, en la vida siempre hay algo más duro que superar, porque nosotros tuvimos esa infancia dolorosa y tuvimos que sostenernos desde los 20. Así que no, jamás tuve el derecho a llorar, porque todo lo que se nos atravesare jamás sería peor, jamás sería así de duro.

Es así, como no tuve el derecho a estar triste. Por eso me avergoncé siempre de llorar, porque ninguno de mis dolores jamás se habría de comparar al de ellos. Por eso, cuando me deprimía, me acurrucaba en la ducha a llorar sin que nadie me viese y dejaba pasar mi tristeza, antes de ser capaz de mostrarle a alguien. Fue como encontré que “ser bipolar” era más fácil que decir que estaba triste y que sencillamente no sabía cómo demostrarlo. Que mis cambios de ánimo seguían un corte bipolar para no mostrar que dentro la batalla era tan aterradora, que la sola idea de mostrar algo de debilidad era sencillamente inaceptable. Me escudé en decir que sencillamente estaba en uno de “mis días”, sin decir nada más, para que nadie me hiciera caso, para que nadie tuviera que preguntar. Y no era que no quisiera que no me preguntaran, era que no sabía cómo pedir ayuda.

Hoy entiendo que no importa lo que nos suceda, es cierto que jamás tendremos dolores siquiera similares, gracias a que sí, efectivamente nos los evitaron, pero ¿es acaso un pecado que me duelan mis amores? ¿Es acaso un pecado llorar por no encontrar un rumbo? ¿Es acaso un pecado sentirme insignificante y entristecerme?

Jamás me atreví a llorar frente a ellos, porque jamás quise admitir mi derrota frente a su fortaleza, que por demás, dudo que jamás tenga que tener. Es así como prefiero una vida hipócrita ante sus ojos, antes que dejarlos entrar. Es así como escojo mi dolor y mi duelo interno, antes de mostrarlo. Es así como escojo una vida inmaculada y perfecta, sin aflicciones, para ellos. Es así como escojo no compartirme y no hablar de nada que no sea mera cortesía. Es así como escojo ser triste lejos, al igual que ser feliz lejos de ellos.

¿Acaso podría hacer algo distinto?

Self-knowledge fun-facts

Things to know about myself.

I never know what to say to people when the say “Thank you”. Sometimes I try to say something that comes off as too casual or some other times it happens to be the complete opposite. Specially when those “thank you” come from someone in my family, I find that I shouldn’t be thanked for things I do and never say anything back. I have to do them anyway, right? That usually makes me unbelievably uncomfortable. I can handle being thanked, but I can’t handle having to respond to that.

I like freckles (I’m a freckle-gazer), particularly the kind that are evident and become some sort of trade-mark for someone. One of my fetish happens to be to count and kiss them, wherever they are.

I find that distance can bring two people closer that being in the same room can. Usually, ethereal togetherness happens to be more atractive to me that the real one, that actual, physical contact.

That does not mean I don’t like physical contact, though. I have an abnormal craving for hugs all the time. I restrain myself, but I’m always looking for a hug.

My tounge is very strange. It has weird scars (not exactly scars, but something similar) and has a very pale, sickening colour. I can’t eat pineapple hearts because it makes it sore, which is a damn shame because I really like pineapple hearts.

I had my first sexual fantasy when I was about 10 (perhaps before). I assume it is precocious, especially being a girl. It was about a man being tied up by two women with long black hair on a high pony-tail and big breasts. I was an spectator, never a part of the mix.

When I was little I had a horrible nightmare of a scorpion coming out of the sink while I washed my hands, stinging me and filling me with deadly poison. When I’m drunk, strangely, I remember that a lot. Perhaps that’s why I don’t drink very often.

I walk fast, very fast, even though I’m never late.

I get hungry after I cry a lot.

I’m truly scared of wasps.

…I’m usually crestfallen, but I like it all that way. I’m comfortable in my sadness.

Say cheese and hope for the worst

Me encontré una foto de esas de pasaporte o carnet o documento genérico. Fondo azul y un rostro un poco asustado. Es un joven, al que llamaré Andrés Jahir. Tiene pelo oscuro (pintado, porque se le ven las raíces más claras), peinado “emo”, ojos clarísimos y piel lechosa. Fue la primera foto que encontré, hace unos dos años. Me gusta, porque he visto al dueño muchas veces caminando por ahí. Sé quién es, sé cómo se viste y sé cómo me mira cuando voy con sombrero de hombre. 

Lo voy a llamar Andrés Jahir, porque tiene cara de Andrés Jahir, así no esté segura de que ese sea su segundo nombre. Me gusta ponerle un segundo nombre, para poder escribir una historia sobre él y me gusta incluso más saber que él jamás se dará por enterado que tengo una foto suya y que escribí una historia sobre él.

Andrés odia su segundo nombre un poco más de lo que odia su primer nombre. No le gusta llamarse Andrés, porque hay muchos “andreses” por ahí, sin embargo ni muerto se presentaría como Jahir, ya que, no sólo se le hace un nombre bien veo, sino que es el mismo nombre de su padre, que lo dejó cuando cumplió 13. No es que odie a su padre y no es que éste lo haya abandonado, realmente. Se separó de su madre cuando ésta se enteró de que él tenía otra mujer y no quiso dejarlo entrar a la casa nunca más, para no darle un mal ejemplo a sus hijos (Andrés tiene un hermanito que se llama Azul). Jahir Senior vive hoy en Medellín con su nueva mujer y una hija de 6 años, que nació un día después de Andrés. 

La otra razón por la cual a Andrés no le gusta su nombre (el primero) es que como lo comparte con tantos de sus amigos, no tiene la oportunidad de hacer que su nombre tenga un verdadero impacto en Valentina, la niña que le ha gustado (muchísimo) desde que entró a la academia. Valentina en realidad se llama Luz Dary, pero no le gusta su nombre. Se presenta como Valentina desde que tiene 16, sólo que no ha tenido el tiempo de cambiar su nombre “oficialmente”. A Andrés le gusta que Valentina también odie su nombre, porque al menos algo comparten. Así ella poco se fije en él y sólo lo conoza como “Andrés-camiseta-a-rayas”, por su manera de vestir. Andrés sabe que Valentina es la mujer de su vida, tristemente. 

Él la mira intensamente. Siempre que se cruzan los ojos, quiere decirle algo más en la mirada, pero Valentina sólo lee unos ojos asustados que confunde con timidez, en vez de amor. Es el gran problema de la vida de Andrés, porque su timidez siempre le ha costado las cosas que más ha querido. Ha intentado por todos los medios salirse del “camiseta-a-rayas”, pero la verdad sólo se ha salido de eso para ser a sus espaldas cuando Valentina habla de él, “Andrés el tímido raro”. 

Valentina tiene sus ojos cafés puestos en otro Andrés, “el churro”. Tanto que ya, realmente sin quierero, está embarazada de él. Lo sabe, pero no sabe cómo decirle. Cuando le diga, lo único que espera es que la quiera de verdad, como lo ha soñado desde que lo conoció, porque este Andrés, el churro, es perfecto. Es tan distinto a su padre, tan relajado y sensible, que sabe que la va a estar feliz cuando sepa que va a ser papá. Valentina está un poco asustada, porque no ha acabado la carrera, pero sabe que con la ayuda de el churro, podrán formar esa soñada familia y serán felices. 

Andrés, el churro, por su lado no está pensando en familia. Él quiere ser futbolista. Ha estado estudiando porque sus papás le insistieron, pero su verdadera pasión es la pasión de muchos: el futbol. Le gusta Valentina, pero es demasiado intensa a veces. Demasiado. En una fiesta se terminaron besando y demás, pero hasta ahí va la cosa. Es muy difícil mantener una relación, si se es ambicioso. Si se tiene una única y sola meta. Pobre Valentina, pero el deber es el deber. Su deber lo llama. Además, aunque no se lo ha admitido a nadie, el churro sabe que en el fondo, muy en el fondo, no le gustan las mujeres. Pues no tanto como a otros hombres sí le gustan.

Valentina ha buscado a Andrés, el churro, por todos lados para darle la gran noticia, pero éste no aparece por ningún lado. Le dijeron que se retiró de la carrera porque lo llamaron para que jugara con su equipo favorito, del que ha sido hincha por los años de los años. Ella desespera un poco, pero no importa, sabe que lo va a encontrar en su celular. Lo llama desde una cabina telefónica y le dice que tiene que hablar seriamente; él responde emputado porque está ocupado y no tiene tiempo para “esta vieja loca”. No sabiendo cómo endulzar la noticia se lo dice de frente. Sí, estoy embarazada, sí es tuyo, sí te amo y vamos a ser muy felices. Andrés, el churro, se queda callado unos treinta segundos y Valentina se afana porque le va tocar pagar más de 3 minutos de llamada a celular y no tiene casi plata. Su amor le dice que no lo vuelva a llamar. Que haga lo que se le dé la regalada gana con el chino, pero que ni por el putas él va a responder por él, porque ese no es hijo suyo, putica de mierda. Cuelgan ambos al mismo tiempo. 

Ella está en shock. No sabe qué ni cómo decir nada. Paga la llamada, sale y se sienta frente al local, sin saber cómo seguir viva. Andrés “camiseta-a-rayas”, que estaba sacándose unas fotos para el carnet de la academia, la ve y se le acerca. Está pálida y con la mirada perdida. Andrés la rodea con el brazo por el hombro y le dice que todo va a estar bien, así no sepa qué es lo que está mal en un principio. Ella rompe a llorar y le cuenta todo. El sonríe para sus adentros y sabe que ésta es su oportunidad. Hará lo que sea por ella, porque, a fin de cuentas, ambos odian sus nombres y ella es la mujer de su vida. Eso es suficiente para él. Para ella es suficiente tener quién la mantenga. Ambos se conforman con una odiosa situación. No lo saben, pero pasarán el resto de sus vidas en una miserable tristeza llena de conformismos y mentiras. Él conseguirá otra mujer, que sí le guste su nombre y que no conozca ningún otro Andrés. 

Cuando se paran y toman los primeros pasos de su vida juntos, a Andrés se le cae una de las fotos que se acaba de sacar. Olvídenlo, él ya no tiene mirada asustada. Ya consiguió lo que quería. Ya tiene a la mujer de su vida, que odia su nombre y no se llama Valentina. Ya ganó. 

What’s in a name?

Siempre me ha costado trabajo firmar. Mi caligrafía es terrible; por más que mi madre se empeñara en hacerme planas de humitos de trenes, úes y emes, jamás logré agarrar bien el lápiz y mucho menos tener una letra legible o bonita. Por eso, por más que escriba mi nombre, siempre ha salido chueco de la punta del bolígrafo. Aunque escribir a mano no sea lo que mejor hago, confieso que hay un extraño placer en ello. Sí, se demora 3 veces más y sí, cuando voy a escribir algo, al finalizar la frase anterior, se me olvidó lo que tenía pensado. Escribir a mano es algo más íntimo. Algo realmente “de uno”. Sin embargo, nunca he logrado hacer que mi firma sea mía. Sólo son garabatos que intentan salir rápido, a diferencia de las firmas de mis padres, tan elegantes y rimbombantes; firmas que, además, tienen desde mi edad. ¿Cómo a los 19 años mi padre consiguió hacer una firma tan de adulto? Jamás lo sabré.

Igual, ¿cada cuánto tengo yo que firmar algo? ¿De qué me quejo? No es esa firma la que realmente me preocupa hoy en día. No es sacar del bolígrafo, chuecamente, un “MMLalinde”, con la primera eme siempre más corta que la segunda y con la de y la e que se confunden. Cada mil años tengo que firmar papeles importantes, no tengo una cuenta en un banco, no tengo propiedades qué vender. No es esa firma la que me preocupa.

Vino la tecnología y nos sumió a todos en una esquizofrenia colectiva. Pero luego entré a la universidad y aumentó mi esquizofrenia. ¿Miranda o Michelle? Desde hace más de tres años he optado la mayoría de las veces firmar con una M. todos mis correos (incluso una K. para sólo una persona), pero en cada correo que firmo siempre dudo, siempre pienso antes de enviarlo, ¿cómo me conoce esa persona? ¿Por Michelle o por Miranda? ¿Qué me conozca por Miranda tiene algún impacto diferente? ¿Qué conozca mi segundo nombre, pero opte por el primero dice algo de él o de mí? ¿Qué dice de mí el firmar con un nombre un día y con el otro un día distinto? ¿Acaso soy a veces más Michelle que Miranda? ¿Me sumo en la esquizofrenia de nunca saber cómo me llamo para alguien más? ¿Me rindo a la opción de firmar con dos nombres? Si consideramos que mi primer nombre también es un apellido, ¿cómo es eso menos confuso? Esto no sólo se extiende a firmar correos, se extiende a la autoría de mis trabajos académicos, se extiende a las memorias que a veces escribo, se extiende a mi diario. ¿Me sumo en esta división de una sola igual/distinta persona?

¿Cuál es mi nombre? ¿Podré saberlo?

Soundtrack: Mucho Coldplay.

There and back again

¿Cómo es que se retoma esta costumbre de escribir? Ya no escribo en mi diario,  no escribo casi nunca en mi agenda y, evidentemente, abandoné este blog desde hace meses. Hoy es simple flujo de conciencia. Hoy pienso en lo mucho que amo a Rafael, lo mucho que desprecio a, ehm, un tipo por ahí, lo mucho que me gustan esas charlas de  filosofía, lo mucho que me gusta fumar y todo lo que quiero compartir con el tijuanense.

Si hago una lista de lo que me gusta en estos días, sólo gira alrededor de un webcam, de una voz y una sonrisa. Gira alrededor de la idea de hogar, de soñar juntos, de crear una vida, de Sara y Jerónimo, de nuestros apellidos, de cómo se ríe, de lo que lee, de Proust, de René, de todas las personas que le tiran la onda, de sus susurros, de nuestras manos acariciando una pantalla y de la idea de cercanía.

Porque cercanía no es cuerpo-a-cuerpo, vis-à-vis. Cercanía es todo lo que nos une, todo con lo que construimos un puente de cinco mil kilómetros. De la patafísica, la metafísica y todos los sufijos de lo físico, sin lo físico. Porque el punto yace en no tocarnos (no todavía), sino que eso es lo que hace que el puente sea más firme, más fácil de cruzar, más nuestro. Es un sendero que se bifurca en nuestras palabras, en nuestros encuentros, por cada tema, cada suspiro, cada palabra no dicha, pero sobreentendida.

Jamás había amado tanto el silencio. Jamás.